Cada vez son más las marcas que utilizan un eslogan como una herramienta para atraer la atención del público y aumentar las ventas. La palabra “eslogan” tiene su origen en el gaélico escocés y significa “grito de guerra”. El primer eslogan fue “Tu país te necesita”, creado durante la Primera Guerra Mundial y utilizado en un cartel pegado en las calles de Gran Bretaña para invitar a los jóvenes británicos a alistarse. Después de ver el gran impacto producido por el eslogan, las grandes empresas comenzaron a utilizarlo, y hoy en día ya es habitual y esencial para toda estrategia de branding.

¿Cómo debe ser un buen eslogan?

A la hora de crear un eslogan poderoso para una empresa, es necesario tener en cuenta que se trata de una frase que debe englobar las características de un producto o marca, y que se utiliza como complemento a la imagen de la misma, el nombre y el logo. Un buen eslogan ayudará a transmitir la idea clave de un negocio o de una campaña publicitaria, y también a construir la identidad corporativa y conseguir una mayor presencia.

Hay algunos ingredientes que pueden ayudar a crear un eslogan que genere un gran impacto. Debe ser una frase pegadiza, corta, atemporal, comprensible, sencilla de recordar y creativa. Para que el eslogan sea efectivo, es necesario que permanezca en la mente de todos aquellos que lo hayan visualizado. Por eso, la idea debe desarrollarse con cuidado y poniendo mucha imaginación y creatividad.

Los mejores eslóganes de la historia

Para hacernos una idea, tenemos eslóganes memorables de grandes marcas como el “Just Do It” (Simplemente hazlo) de Nike, “Think Different” (Piensa diferente) de Apple, o “Porque tú lo vales” de L’Oréal, por ejemplo. También tuvieron un gran éxito algunos como el de MasterCard “Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás, MasterCard”, el “I’m lovin’ it” de McDonald’s o el “¿Te gusta conducir?” de BMW. Otros de los que han pasado a la historia son:

  • “Piensa en verde”, de Heineken
  • “Impossible is Nothing” (Nada es imposible), de Adidas
  • “La chispa de la felicidad”, de Coca-Cola
  • “Rexona no te abandona”, de Rexona
  • “El algodón no engaña”, de Tenn
  • “Red Bull te da alas”, de Red Bull

La diferenciación es una de las claves para crear un eslogan poderoso y de éxito, como es el caso de los ejemplos anteriores. En Excellent Names creamos eslóganes impactantes y memorables.

Pin It on Pinterest

Compartir

Si te ha gustado este post compártelo.