Son muchas las empresas que llevan a cabo una estrategia de rebranding que implica el cambio de nombre de la marca. Se trata de un movimiento arriesgado en el que hay que tener muchos factores en cuenta para dar con la solución más adecuada, y evitar perder el mínimo número de clientes posible. Algunas marcas lo han logrado con éxito, mientras que otras han fracasado en el intento. Por eso, en muchas ocasiones nos preguntamos si el cambio de nombre de una marca realmente funciona.

El cambio de nombre de una marca no siempre es sinónimo de éxito

Normalmente, cuando se llega al punto de querer cambiar el nombre de una compañía o producto, es porque existe una intención de un cambio más profundo en la estrategia, aportando un nuevo aire a la marca por diferentes motivos. Conocemos muchos casos en los que este cambio no ha tenido los resultados obtenidos. Lo más habitual, es que el público continúe teniendo en su mente la denominación anterior.

Esto ha pasado con los Petit Suisse de Danone, con los que muchas personas crecieron durante la época de la EGB, y a las que todavía les cuesta asimilar el nuevo nombre de la marca: Danonino. También son muchos los que todavía dicen que van “a comprar al Pryca”, haciendo referencia al Carrefour, aunque ya hace muchos años del cambio en la compañía. Y es normal resistirse al cambio de Mister Proper por Don Limpio, por ejemplo.

Lo que ocurre en estos casos, es que hay un buen nombre, que los consumidores ya han aceptado e interiorizado, que incluso utilizan en algunas ocasiones para referirse a otros productos similares de la competencia, y que, por uno u otro motivo, la compañía entiende que es el momento de cambiarlo. Es aquí cuando hay un claro riesgo de que el nuevo nombre no cale de la misma manera en la mente de los usuarios.

Un ejemplo exitoso es el de Coke Diet, que pasó a convertirse más adelante en lo que hoy conocemos como Coca-Cola Light, de forma que se amplía el público, alcanzando así a todas las personas que quieren cuidarse, más allá de las que solamente quieren hacer dieta para adelgazar.

En Excellent Names creemos que la elección del nuevo nombre debe hacerse con sumo cuidado y profesionalidad, siguiendo todo un proceso para adaptarlo a la identidad e imagen de la marca, como parte de la estrategia de rebranding de la misma.

Pin It on Pinterest

Compartir

Si te ha gustado este post compártelo.